9 mar. 2012

7 HABITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA

Tener éxito, ser efectivo, hacer las cosas bien, encontrar la felicidad, desarrollarse en la vida, son todas ellas ambiciones humanas muy legítimas, que han estado presentes desde siempre. Aunque el sentido o la forma de cada una de estas metas puede ser diferente para cada cual, de algún modo todos hemos buscado alcanzarlas. Por supuesto no hay fórmulas de aplicación general para esto. Es más, muchos han creído encontrarla, pero lo que es aplicable y le sirve a uno, no funciona igual para otros.

Varios autores también han escrito sobre el tema; uno de ellos es Stephen Covey, que publicó su libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” hace unos años, y que se convirtió rápidamente en un best seller. Experto en relaciones personales, desarrollo organizacional, administración y liderazgo, su experiencia es tanto con personas como con organizaciones, y muchos de sus clientes son grandes empresas norteamericanas que están en Fortune 500.

Covey, después de estudiar a personas y líderes altamente efectivos, descubrió que hay siete hábitos que son la clave para ser efectivo en cualquier actividad que se emprende. El primer hábito es la proactividad. Ser proactivo es una mezcla de ser activo y tener iniciativa. Es adelantarse a los hechos. Lo opuesto es ser reactivo, y esperar que las cosas pasen para reaccionar, a veces tardíamente.

El segundo hábito es comenzar con una meta, ya que así se pueden ordenar las acciones que deben realizarse. Esto implica desde luego tratar de pensar con visión de futuro, y también plantearse plazos.

El tercer hábito es actuar jerarquizando, es decir distinguir qué es lo esencial y lo secundario. En este sentido es especialmente importante diferenciar lo importante de lo urgente. Muchas personas le dan más importancia a lo urgente que a lo importante.

Como cuarto hábito Covey recomienda pensar en “ganar o ganar”. Este es un concepto moderno de negociación, que implica que en toda negociación o interacción entre las personas la idea es pensar en ganar-ganar antes que en ganar perder. Es decir, pensar en que todos se beneficien, ya sea en un acuerdo, un negocio u otro tipo de transacción, y uno solamente uno mismo.

El hábito número cinco es tratar de comprender y después ser comprendido. Este hábito requiere de mucha empatía, es decir de la capacidad para ponerse en el lugar del otro. Además requiere que por un tiempo seamos capaces de pensar en el otro primero y después en nosotros, por lo cual no es fácil de lograr. Primero entender al otro, y a continuación tratemos de que nos entiendan a nosotros.

El sexto hábito es sinergizar. La sinergia es la energía que se genera al actuar en equipo. Por lo tanto para ser efectivo siempre hay que buscar las redes sociales, los contactos apropiados, las metas comunes, etc. Hoy en día quien intenta algo solo nada consigue. Finalmente, el hábito número siete, que el autor caracteriza en forma casi jocosa, dice “afilar la sierra”. Se refiere a darse un tiempo y un espacio para sí mismo, sea relajándose, cultivándose más, descansando, o haciendo alguna actividad de distracción placentera, porque si insiste en trabajar y trabajar, la sierra perderá su filo y ya nada se podrá hacer. Y usted es la sierra.

En fin, una visión interesante, bastante realista además, ya que si logramos instaurar estos siete hábitos en nosotros mismos, con toda seguridad se potenciará nuestra efectividad, en cualquier actividad que emprendamos. HBC

INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO DERECHO

Funcionarios durante la Jornada de apacitación El Hospital de Ovalle llevó a cabo el curso “INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO ...