3 oct. 2009

RENDIMIENTO Y MOTIVACION

La motivación es una fuerza interior que nos permite cumplir una meta o una tarea. Su etimología viene de “moti”, que es “motor” o “movimiento”. Junto a las emociones, son las dos grandes fuentes de energía que tenemos los seres humanos. Por esta razón es que la motivación juega un papel tan importante en la vida.

Por cierto, se puede trabajar y hacer tareas sin motivación. Bajo una amenaza por ejemplo, cualquiera haría un trabajo, por desagradable que fuera. Pero la diferencia del trabajo que se realiza sin motivación es notable. Hay cuatro grandes diferencias entre realizar un trabajo motivado o desmotivado: en primer lugar la calidad del trabajo; en segundo lugar el tiempo empleado. En tercer lugar el cansancio que produce, y por último la cantidad de errores, que siempre es mayor cuando hay desmotivación.

Un ejemplo muy claro es la lectura de un libro. Cuando en el colegio el alumno debe leer un libro por obligación, puede tardar un mes o más; tampoco es mucho lo que retiene, de modo que después de leerlo (si es que lo leyó) debe "estudiar" el libro y aprender hasta los personajes. En cambio cuando se toma un libro por motivación propia, el mismo libro se lee en dos o tres tardes. Y además, no es necesario "repasarlo" ni estudiarlo, porque todo quedó archivado en la mente; es decir, hubo un aprendizaje casi total.

Si esto mismo lo proyectamos al resto de las actividades que realizamos, veremos en qué gran medida la motivación afecta lo que hacemos y el impacto que tiene en el rendimiento. En el trabajo, cuando alguien está desmotivado se nota de inmediato. La persona se pone lenta, comete más errores, se cansa más, y la calidad del trabajo disminuye. Además, le parece que la hora no avanza…

Hace unos años me tocó examinar a un chofer de maquinaria pesada que tuvo dos incidentes, ninguno grave, pero todos potencialmente peligrosos. El examen psicológico determinó que no tenía problemas psicológicos graves, tampoco tenía problemas perceptivos ni de coordinación, ni estaba bajo estrés. Simplemente el conductor estaba muy desmotivado y no quería seguir conduciendo, sino cambiar de trabajo.

Las empresas han ido tomando cada vez más conciencia de la importancia de la motivación de sus empleados, especialmente en lo que se refiere al rendimiento y la productividad. Todas las grandes corporaciones tienen sistemas de incentivos que están basados en la motivación, desde bonos en dinero, hasta preocuparse por el clima laboral, la infraestructura, y el enriquecimiento de la carrera del personal.

Lo importante hoy en día es saber que la motivación es la fuerza más potente que nos impulsa a actuar, y que todos los logros importantes que puedan conseguirse, a nivel personal y en el trabajo, dependen en gran medida de saber despertar y canalizar adecuadamente la motivación.

CAPACITACION A ZOFRI S.A.

Un interesante programa de capacitación desarrolló Praxis Ltda. con la empresa ZOFRISA. Se trató de un programa basado en el mejoramiento continuo, que incluyó cuatro módulos, y que estuvo esencialmente centrado en el desarrollo de habilidades blandas. Los cuatro módulos fueron:

-DESARROLLANDO TALENTO PARA EL FUTURO A TRAVÉS DEL FODA PERSONAL

-MEJORANDO LA CALIDAD DE SERVICIO A TRAVÉS DE LA EMPATÍA Y LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

-DESARROLLO DE COMPETENCIAS COMUNICACIONALES EFECTIVAS

-ESTRATEGIAS PERSONALES Y ORGANIZACIONALES PARA ADMINISTRAR EL TIEMPO


Tanto el personal que participó como el subgerente de Recursos Humanos, Juan Schulz, se mostraron muy satisfechos con los resultados obtenidos.

ESTRES LABORAL

El estrés es una reacción de alerta del organismo que lo prepara para la acción cuando aparece alguna amenaza o peligro. Estas amenazas pueden ser hacia la integridad física, que son las menos hoy en día, o hacia la integridad psicológica, que son las más. Los estudios sobre el estrés han ido descubriendo cada vez más una serie de factores sutiles que lo generan -por una parte-, y paulatinamente se va sabiendo más también sobre los efectos a mediano y largo plazo que produce.

Actualmente el estrés laboral es cada vez más común, y si bien las licencias médicas por este cuadro no son tantas, hay sin embargo una gran cantidad de licencias que están generadas en forma indirecta por el estrés. En otras palabras, muchas dolencias que normalmente puede tener un trabajador sin que se manifiesten, cuando está sometido a un estrés entonces aparecen.

Se han reportado muchas causas como origen del estrés. En una ciudad grande como Santiago, por ejemplo, un mero trámite genera cierta carga de estrés. En efecto, puede durar toda una mañana, y significa muchas veces pelear con las personas que hacen también cola, con una serie de funcionarios agrios, levantarse más temprano de lo común, pedir permiso a un jefe que a veces es de mal carácter, etc. En la vida laboral una de causas más comunes son la relación con el jefe directo, la excesiva carga de trabajo, y el cumplimiento de metas que están sujetas a plazos; asimismo, la falta de planificación de actividades, exceso de responsabilidades, desafíos muy elevados, la atención excesiva de público o clientes difíciles, malas relaciones humanas, etc., son elementos que predisponen al estrés.

Para solucionar el estrés en el trabajo lo mejor es descubrir cuáles son las causas, y atacarlas en forma directa. Los paliativos ayudan y aportan, pero en realidad si no hay soluciones más de fondo el estrés reaparece. A veces reorganizando las tareas, haciendo alguna reingeniería, o hacer sistemas de turnos u horarios de atención, redistribuir el trabajo en el equipo, delegar tareas, establecer procedimientos, aprender a optimizar el tiempo, etc., constituyen soluciones prácticas, efectivas y rápidas.

Aunque en la actualidad el estrés puede aparecer en cualquier profesión u ocupación, hay algunas actividades que por su naturaleza son fuente de estrés, y es muy difícil encontrar soluciones. Entre las profesiones que conllevan un mayor grado de estrés están las de controlador de tránsito aéreo, la conducción de vehículos de locomoción colectiva y en algunos casos la enfermería. Pero nuevos estudios están demostrando que otras profesiones pueden añadirse al listado, como los médicos (especialmente de servicios de urgencia), las asistentes sociales y hasta los profesores.

Como decíamos, la solución debe buscarse idealmente en las condiciones de trabajo. Pero cuando esto no es posible o no es suficiente, deben buscarse soluciones personales, entra las cuales es importante aprender alguna técnica de relajación, procurarse actividades distractivas, dominar nuevos esquemas mentales, algún deporte, actividades de autocuidado en el trabajo, etc. Lo más importante es aprender a detectar el estrés, lo que no es siempre fácil -ya que tiene una serie de síntomas que suelen pasar inadvertidos-, y luego buscar las posibles soluciones.

INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO DERECHO

Funcionarios durante la Jornada de apacitación El Hospital de Ovalle llevó a cabo el curso “INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO ...