18 feb. 2012

ESTE JEFE JAMAS FELICITA

El tema del reconocimiento laboral es crítico en Chile. Sencillamente no hay reconocimiento en las empresas, ni siquiera cuando los trabajadores hacen esfuerzos extras o tienen un rendimiento que supera toda expectativa.

Siendo este un tema tan importante, sin embargo nunca ha sido cuantificado ni estudiado, al menos en nuestro medio. Por eso fue una grata sorpresa encontrar una encuesta sobre este tema en un sitio de internet. Con todo el sesgo que significa una encuesta por internet, los resultados son muy interesantes y además concuerdan con mis propias apreciaciones en los seminarios que realizo, pues los porcentajes son similares.

La única pregunta de la encuesta era: "¿Cuándo fue la ultima vez que su jefe lo felicitó?"
Los resultados son sorprendentes: un 9,8 % dijo que su jefe lo felicitó hoy. Un 11,9 % la semana pasada. Un 9,8 % el mes pasado. A un 9,6 %, el año pasado. Y a un 59%, su jefe... nunca lo ha felicitado.

¿Como explicar esta tremenda falta de reconocimiento? Hay varias posibilidades. O somos tan malos los trabajadores chilenos que casi nunca merecemos felicitación, o bien las jefaturas sienten un temor de que si felicitan al empleado "se le suban los humos a la cabeza". Lo cierto es que la mayoría de los jefes considera que la gente debe cumplir su deber, y punto. Y con esto se desaprovecha un enorme potencial, como es el factor motivador que tiene una felicitación. Una felicitación es siempre un poderoso elemento motivador, pero absolutamente desaprovechado por las jefaturas.

Por lo demás, si consideramos que el liderazgo tiene como base -entre otras cosas- el uso de la motivación, por lo menos un 59 % de los jefes en Chile no ejerce ningún liderazgo, son sólo jefes. Un botón de muestra: en una institución pública, un asistente a un seminario relató que su jefe nunca lo había felicitado. Y llevaba... ¡18 años en esa institución!. Las consecuencias de esto son dramáticas para los trabajadores: desmotivación, baja de la moral y consecuentemente de la productividad, alta rotación laboral, resentimiento, y la pérdida de autoestima y de la confianza en sí mismo.

En todo caso la felicitación al trabajador tiene que cumplir algunos requisitos. El primero es que sea una felicitación real, y no por cuestión de formulismo, porque el empleado lo nota. En segundo lugar, tiene que ser ante una actuación meritoria, no por cualquier cosa. Muchos empleados en todo caso hacen actuaciones meritorias a lo largo del día laboral, pero el jefe sólo piensa que "cumplen con su deber". En tercer lugar, también es posible felicitar porque el empleado evitó algo negativo a la empresa, como un daño, un reclamo del público, etc.

Además de esos requisitos, un jefe o supervisor debe saber que hay varias formas de felicitar. La mas obvia es felicitar verbalmente, cara a cara. Pero también se puede hacer frente a otros empleados, especialmente si se felicita a alguien que tiene cierta necesidad de que los demás lo valoren. También puede ser una felicitación escrita, con copia al empleado. El aniversario de la empresa puede ser una excelente ocasión para dar felicitaciones formales, siempre que no sea la única vez que se hace.

Vivimos en la cultura de la crítica y la descalificación. Hace años atrás, en un colegio, hice una investigación similar. Después de revisar los libros de curso, de un período de 5 años (en enseñanza media), la investigación arrojó una proporción de 20 anotaciones negativas contra 1,5 positivas. Es decir, educamos a través del castigo en vez de a través de la motivación positiva, y en las empresas queremos producción y buen desempeño, cuando los jefes ni siquiera dan un mínimo reconocimiento. HBC

3 feb. 2012

VISITA DE ALUMNOS A AEROPUERTO


Los alumnos de la Cátedra de Taller de Psicología Laboral I, de la carrera de Psicología de la UNIVERSIDAD ARTURO PRAT, visitaron en días pasados las instalaciones del Aeropuerto Diego Aracena, de Iquique, invitados por la Dirección General de Aeronáutica Civil. El grupo de alumnos fue acogido por el Jefe de la Dirección, Sr. Juan Gómez Z., quien, junto a su equipo, realizó con los alumnos una visita guiada.

Fue una visita muy provechosa, en donde los alumnos pudieron observar el trabajo que se realiza en un aeropuerto “detrás de bambalinas”, y el profesionalismo que exige esta labor. Además, cabe mencionar que la profesión de controlador de tránsito aéreo está reportada como la profesión más estresante por la OIT desde hace muchos años, por lo cual el grupo pudo compartir e interiorizarse en el terreno mismo de las tensiones a las que están sometidos estos profesionales. Constituye una política de la carrera de Psicología de la UNAP que los pasos prácticos deben privilegiarse, por cuanto el aprendizaje que conllevan es de gran importancia y mejor asimilación que los contenidos de una clase teórica tradicional.

INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO DERECHO

Funcionarios durante la Jornada de apacitación El Hospital de Ovalle llevó a cabo el curso “INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO ...