18 oct. 2008

RETENCION DEL TALENTO

En todo tiempo y lugar el talento se ha valorado. Hoy en día no es la excepción, aunque quizás se busca en forma más consistente. Un ejemplo de esto son las empresas, los equipos deportivos, las editoriales y las empresas del espectáculo, que buscan talentos y luego también tratan de retenerlo.

El talento es una capacidad muy desarrollada para desempeñar una actividad o una ocupación. Su etimología viene de una palabra similar latina –talentum-, que entre los griegos y latinos era un tipo de moneda. Por tanto tener mucho talento (dinero) era tener un gran capital; posteriormente la palabra cambió de significado para designar el hecho de tener alguna cualidad sobresaliente.

Para las empresas, la importancia del talento se debe a varios factores. En primer lugar a la creciente complejidad e incertidumbre en el mundo de los negocios. En este escenario, contar con empleados que tengan talento es claramente una ventaja. En segundo lugar los grandes cambios sociales que está experimentando el mundo producto de la globalización, requieren de más talento, más emprendimiento, más estudios, más capacidad de hacer sinergia, etc. Y por último, el cambio en el mercado laboral, en donde han aparecido una serie de nuevas ocupaciones relacionadas con la tecnología y la informática, campos en donde todavía faltan personas que tengan un buen dominio de ellas. Esto lleva a situaciones paradojales, por ejemplo en Estados Unidos, en donde ciertas agencias contratan delincuentes informáticos talentosos (hackers) para integrarlos a sus equipos de trabajo.

Una vez que la organización cuenta con personas talentosas, el problema más agudo es retenerlas, logrando que permanezcan en la empresa y no se vayan. Si la empresa quiere retener a este personal valioso, debe comenzar por hacerse una serie de preguntas, una especie de autocrítica.

Por ejemplo, responderse ¿qué motivos tiene una persona para trabajar en esta empresa en lugar de con la competencia? O también ¿valoramos el capital humano al igual que valoramos las ventas o la reducción de costos? ¿Qué estrategias y mecanismos estamos empleando para atraer talento? ¿Tenemos una preocupación real por el desarrollo y retención de los empleados talentosos? Es muy posible que la mayoría de las organizaciones ni siquiera se haya hecho estos cuestionamientos.

Aunque se podría pensar que para retener el talento el mecanismo óptimo sería tan simple como elevar el sueldo de estas personas, las investigaciones han demostrado claramente otra realidad. En dos investigaciones sobre talentos, las conclusiones resultaron muy similares.

Lo que más valoran las personas talentosas son las posibilidades de desarrollo profesional. En segundo lugar, el trabajar en una empresa líder en su área. Y en tercer lugar, trabajar en una empresa innovadora. El factor renta es el menos importante. De esto se desprende que la gente con talento lo que desea son desafíos y un ambiente de buen nivel, con muchas expectativas y oportunidades.

Las formas de retener entonces el talento tienen que apuntar a lo anterior, entregando a los empleados talentosos las posibilidades que se mencionaron, especialmente desarrollo e innovación. La secuencia para tratar el tema del talento sería la siguiente: detectar personas con talento, luego atraerlas, posteriormente retenerlas, y por último fidelizarlas, es decir promover su compromiso y lealtad.

No hay comentarios:

INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO DERECHO

Funcionarios durante la Jornada de apacitación El Hospital de Ovalle llevó a cabo el curso “INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO ...