30 jul. 2008

TELETRABAJO

En esta sociedad de grandes transformaciones, hasta las formas tradicionales de hacer las cosas están experimentando cambios. En el mundo laboral, uno de estos cambios son las nuevas formas de trabajo.
Quizás la más novedosa de éstas sea el teletrabajo, o trabajo a distancia. Inimaginable hace un tiempo atrás, la nueva tecnología, y específicamente internet, han hecho posible esta modalidad. Como su nombre lo indica, el teletrabajo es una forma de trabajar a distancia, generalmente en la propia casa, sin necesidad de asistir a la empresa. Esto opera así: una vez que se ha determinado lo que el empleado debe hacer, simplemente se va a su casa, recibe un mail con las tareas que debe desarrollar, el correspondiente archivo adjunto, y trabaja en su propio hogar. Una vez que finaliza su trabajo, lo vuelve a enviar por mail.
Hay varias funciones que se realizan a través del teletrabajo. Algunas auditorías, revisión de balances, ingreso de datos, informes, confección de facturas, etc. Otras formas de teletrabajo son también las cobranzas telefónicas y el telemarketing. Por ejemplo, una empresa de cobranzas contrata una línea telefónica que se instala en la casa del empleado. Luego le envía a éste -por mail- el listado de las personas a quien debe cobrar, y luego el empleado simplemente comienza a realizar las cobranzas desde su hogar.
Con esta modalidad pueden pasar semanas enteras sin que el empleado tenga que concurrir a la empresa. Incluso el sueldo se le deposita en una cuenta, y puede firmar la colilla de pago por internet, de modo que pasa a ser casi un "empleado virtual".
En lo personal, puedo contar que escribo mis artículos con toda comodidad en mi propio hogar, y una vez escritos, los envío al diario por internet. No he concurrido al diario en más de seis meses.
Desde el punto de vista del "teletrabajador", el teletrabajo tiene varias ventajas. En primer lugar permite flexibilidad de horario; si se trata de una madre, puede detener el trabajo, atender a su bebé, y luego proseguir trabajando. En segundo lugar, el trabajo se evalúa solamente a través de los resultados, sin que influyan otros aspectos. Además, el teletrabajo permite una mayor interacción con la familia. Por otra parte, obliga también al empleado a ordenarse, y emplear lo más eficientemente posible su tiempo. Se evita o disminuye en gran medida el gasto de movilización, y por último genera menores riesgos porque la persona no sale de su casa.
Para la empresa, el teletrabajo también tiene varias ventajas. En primer lugar reduce una serie de costos. Se ha visto también que incrementa la productividad. Además, la empresa puede funcionar en ambientes de espacio reducidos. Por otro lado, también tiene algunas desventajas, como por ejemplo el control sobre el empleado, que se torna mucho más dificultoso, porque se supervisa a una persona que ni siquiera se ve.
Esto obliga a desarrollar una mayor confianza entre la empresa y los empleados. Requiere también toda una reorganización del trabajo, y el hecho de que la empresa tenga que considerar variables que antes ni siquiera le interesaban, como el contexto familiar y doméstico en que vive el empleado, para determinar si está o no en condiciones de hacer teletrabajo.
En fin, todo cambia, y el trabajo no podía estar ajeno a estos cambios. Lo importante es que exista la flexibilidad suficiente para entender estos cambios, y aplicarlos cuando sea una buena opción que beneficie a ambas partes, empleado y empresa.

No hay comentarios:

INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO DERECHO

Funcionarios durante la Jornada de apacitación El Hospital de Ovalle llevó a cabo el curso “INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO ...