29 ago. 2008

BUENAS PRACTICAS LABORALES

Las buenas prácticas laborales son iniciativas, medidas y políticas que una empresa establece para mejorar la calidad de la vida laboral de sus empleados. Lo importante de estas iniciativas es que van más allá de lo que la legislación laboral establece, es decir no son obligatorias.

Si una empresa reduce la jornada de trabajo, si da un permiso extra cuando nace un hijo, o da un par de días más de permiso maternal, esas son buenas prácticas laborales. Sin embargo el concepto es más amplio, por cuanto abarca también aspectos como la protección social, un diálogo más permanente entre la empresa y el sindicato, la total igualdad entre los géneros, sueldos justos y equitativos, promoción por méritos, desarrollo de la carrera funcionaria, etc. En alguna medida corresponde a lo que también se ha llamado “trabajo decente”.

En nuestro país hay tanto pequeñas como medianas y grandes empresas que han puesto en práctica las buenas prácticas laborales o BPL. Muchas de ellas por ejemplo han puesto un gran énfasis en la capacitación, como una manera de desarrollar a las personas. Incluso algunas ofrecen la posibilidad de que los empleados terminen estudios inconclusos; todas estas empresas duplican la inversión en capacitación que el resto. Otra práctica es dar a los empleados mayor empoderamiento, una política real de puertas abiertas, evitar en todo sentido la discriminación, igualar el sueldo entre hombres y mujeres, disminuir la brecha entre sueldos altos y bajos, etc.

A nivel de gobierno, desde hace un par de meses se está promoviendo que todos los servicios públicos pongan en práctica las BPL. No son una obligación, pero se estimula su inclusión en todas las dependencias estatales. En el caso del gobierno, las BPL se refieren explícitamente a siete puntos: en primer lugar a los procesos de reclutamiento y selección, en el sentido de que sean transparentes, equitativos, que no discriminen, etc. El segundo aspecto es el desarrollo de la carrera y el acceso a la capacitación, ya que a través del aprendizaje se pueden adquirir nuevas destrezas y surgir en el trabajo.

Otro aspecto importante es que las opciones de ocupar cargos más altos sean igualitarias para hombres y mujeres, ya que hasta la fecha hay una desproporción en este aspecto. El cuarto punto se refiere a las condiciones de trabajo, en el sentido de que sean adecuadas al tipo de trabajo, más agradables, con mayor protección y seguridad, etc. Otro ítem que impulsan las BPL gubernamentales se refiere a la protección de los derechos de maternidad e incluso responsabilidades parentales. Muy ligado a esto está el énfasis puesto en que se trate de conciliar las responsabilidades laborales con las obligaciones familiares, aspecto nada fácil para las damas. Y por último, la prevención y sanción del acoso laboral y/o sexual en el trabajo.

Una vez que una empresa o un servicio público comienza a aplicar estas BPL, viene la segunda parte, que es monitorear si se van cumpliendo o no, lo que se hace a través de algún instrumento, como puede ser una encuesta por ejemplo, de modo que no sean solamente buenas intenciones que se queden en el papel, sino prácticas reales. Las BPL generan también una mayor creatividad y sentido de participación, por cuanto pueden ser sugeridas por cualquier funcionario. En todas las empresas e instituciones que han puesto en práctica las BPL se produce un mejor clima laboral, tienden a mejorar las relaciones humanas, aumenta la satisfacción laboral e incluso el rendimiento de las personas y la productividad de la empresa. Las BPL son en definitiva una buena apuesta que beneficia a todos.

No hay comentarios:

INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO DERECHO

Funcionarios durante la Jornada de apacitación El Hospital de Ovalle llevó a cabo el curso “INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO ...