19 nov. 2007

ESTRES

El estrés se puede definir como una reacción normal del organismo frente a una amenaza o peligro. De esto modo, cuando alguien sufre un asalto, o se le viene un vehículo encima que puede atropellarlo, o se encuentra en el campo con un animal que lo morderá o una serpiente, el organismo inmediatamente entra en estrés. Esto significa que se activan todos los sistemas corporales para que el organismo responda mejor ante la amenaza, generalmente por medio de dos respuestas principales: el ataque o la huida. El estrés es pues normal y está al servicio de la vida.
Esta activación del cuerpo incluye una gran cantidad de cambios corporales, como taquicardia, aumento de la presión sanguínea, aumento de la frecuencia respiratoria, mayor secreción de adrenalina, un aumento de la fuerza física, etc. Todo esto deja al organismo listo para actuar, ya sea huyendo o enfrentando la amenaza. Como puede verse, el estrés existe desde que el hombre existe, e incluso no es propio sólo del ser humano, sino también de los animales.
Hasta aquí entonces está todo normal y bien. Pero en la vida cotidiana no estamos solamente expuestos a peligros físicos, sino también a situaciones que generan "peligros psicológicos", como puede ser enfrentar un examen, estar con una amenaza de despido en el empleo, recibir una mala noticia, una sobrecarga de trabajo o de actividades, etc. En otras palabras, esas son también amenazas, no a nuestra integridad física, sino a nuestra integridad psicológica o a la forma en que tenemos estructurada nuestra vida. Sin embargo igual generan estrés. Pero nuevamente podemos decir que estamos frente a algo normal.
Entonces, ¿cuándo se habla de estrés patológico o del estrés que todos entendemos como algo tan malo? En realidad esto sucede cuando el estrés se hace crónico. Esto significa que la sensación de amenaza se hace permanente para la persona.
En otras palabras, podemos decir que hay amenazas externas y reales, y otras que son internas y subjetivas, y que cuando estas últimas se hacen permanentes, se traducen en un cuadro de estrés crónico, es decir, en el estrés que todos entendemos como tal.
Y el cuerpo, al estar sometido al estrés, y por lo tanto permanecer activado demasiado tiempo, termina por agotarse, con lo cual bajan las defensas y el organismo se hace sensible a una serie de patologías. Por esta razón a veces en los diagnósticos médicos se puede leer "cuadro de estrés", pero la mayoría de las veces hay enfermedades que aparecen durante el estrés, ya que antes el cuerpo las tenía controladas, y ahora con el agotamiento ellas aparecen. El estrés en este caso es el que gatilla la enfermedad.
Como hemos visto, el estrés consiste en sentirse en forma permanente bajo una amenaza, que para cada persona puede ser peculiar.
Para uno, un examen importante que pone en juego su carrera universitaria; para otro, esperar el resultado de un examen médico; para una dueña de casa, un cambio de ciudad que se avecina; para un trabajador, cambios bruscos en la empresa que conllevan riesgo de finiquito. En todas estas situaciones hay una amenaza, en el sentido de que el curso de la vida puede cambiar en forma drástica, y/o provocarnos daño psicológico, como bajarnos la autoestima, un golpe a nuestro ego, sumirnos en problemas, etc., lo que psicológicamente es tan amenazante como un peligro físico. Vea diaporama sobre estrés.

No hay comentarios:

INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO DERECHO

Funcionarios durante la Jornada de apacitación El Hospital de Ovalle llevó a cabo el curso “INCLUSION EN SALUD, TODOS TENEMOS EL MISMO ...